Científicos advierten que aún “queda mucho por sufrir” si no se detiene transmisión aérea de Covid 19


“El personal de salud lleva toda la pandemia más expuesto de lo que podría haber sido”, decenas de expertos han pedido mayores iniciativas en la lucha contra el coronavirus, sobre todo en beneficio del personal de primera línea.

A un año de que la expansión del coronavirus fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), algunos países enfrentan hasta una tercera ola de COVID-19, en plena campaña de vacunación.

De acuerdo con algunos especialistas, las naciones continúan sin emitir las recomendaciones necesarias para encarar la emergencia sanitaria. Entre ellas, reconocer que el coronavirus SARS-CoV-2 se transmite mayormente por “aerosoles”.

En este contexto, José Luis Jiménez, profesor de Química y Ciencias Medioambientales en la Universidad de Colorado (Estados Unidos), ha hecho pública su “decepción” con la OMS y con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) en nombre de decenas de científicos.

Un grupo multidisciplinario de líderes en investigación científica y médica pidió al Gobierno de Estados Unidos intervenir inmediatamente en los centros de salud “para atajar la exposición por inhalación al virus SARS-CoV-2”. Lamentablemente los expertos no recibieron respuesta alguna.

Jiménez, refirió que en abril de 2020 el mismo grupo de expertos hablaron con la OMS sobre la transmisión aérea del SARS-CoV-2 y “aunque estaban totalmente cerrados a ello”, actualmente reconocen que se transmite por el aire, pero “bajo ciertas condiciones”.

“El personal de salud lleva toda la pandemia más expuesto de lo que podría haber sido. Y en varios países muchos han muerto porque no se les ha explicado cómo se les transmite el virus, incluso muchísimos meses después de que ya se ha ido sabiendo”, enfatizó.

Al principio se pensaba que el personal que hace intubaciones y extubaciones de pacientes con Covid 19 estaban mas expuestos a una transmisión aérea del virus por los “aerosoles” que genera el paciente en estas circunstancias.

Pero las recomendaciones de los científicos, se refieren a que realizar este proceso en los pacientes generan una cantidad insignificante de aerosoles y explicaron que mas bien “Hablar en voz alta, respirar con dificultad y toser producen mucho más”.

Sostienen que el no es la técnica “lo que aumenta el riesgo, sino la proximidad sostenida al tracto respiratorio de un paciente muy sintomático”.

En ese sentido, los científicos refieren que las personas intubadas en UCI son “poco contagiosas para este virus”, mientras que “la gente que es muy contagiosa es la que todavía no tiene síntomas o justo está empezando a tener síntomas”.

Los expertos aducen que “el error” se genera porque el anterior coronavirus, el SARS (2003) sí era más infeccioso cuando una persona estaba más enferma y no era contagioso cuando no había síntomas. “Les ha costado un año con estos protocolos erróneos”.

“La situación peligrosa en un hospital no es en la unidad de cuidados intensivos cuando la gente va a intubar a un enfermo, la situación peligrosa es cuando viene otra gente por otra cosa o los sanitarios están comiendo y bajan la guardia”, subrayó.

La recomendación del grupo multidisciplinar es contundentes: uso de mascarillas N95 entre personas que laboran en el área de salud y en la zona de mayor riesgo “para estar protegidos de aerosoles en todo momento”.

“Nos queda mucho por sufrir si no le decimos a la gente cómo se para este virus”, subrayó Jiménez.

Con información de: LaRepublica.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *