¿Cómo venció Taiwán al coronavirus sin necesidad de hacer confinamiento?


Taiwán solo registra 11 fallecidos por el virus desde el inicio de la pandemia pese a ser un país de alto riesgo, al ubicarse a unos 1.000 kilómetros de Wuhan (en China) cuidad epicentro de la pandemia.

Las políticas de estado que aplicó el gobierno taiwanés para enfrentar el coronavirus fueron efectivas.

Taiwán era considerado un país de alto riesgo debido a su proximidad con China y a los frecuentes viajes que se realizan entre los dos países.

Taiwán ha sabido frenar con éxito la propagación del virus. Uno de los factores importantes es que desde el inicio de la pandemia sus autoridades han dispuesto el cumplimiento estricto de los protocolos sanitarios.

En la isla, que cuenta con 24 millones de habitantes, nunca fue impuesto un confinamiento total, no sabe de segundas ni terceras olas o de variantes. Su sistema de Salud nunca colapsó para el asombro de países vecinos.

Sus autoridades reaccionaron a tiempo y dispusieron políticas de control sanitario para todo el país.

El 20 de enero del año pasado conformaron un Centro de Comando Central de Epidemias para coordinar la cooperación entre las instituciones del Estado (ministerios y agencias gubernamentales) y las empresas privadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no tiene los informes claros sobre la situación de Taiwán, por cuestiones políticas no forman parte del organismo internacional.

Pero existe un estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) que ha examinado a fondo por qué a Taiwán le fue tan bien en su lucha contra el COVID.

Los autores del estudio compararon las políticas aplicadas tanto en Taiwán como en EE.UU. desde los primeros meses de la pandemia y establecieron dos líneas de estudios.

La primera línea de estudio basada en casos incluye: pruebas masivas para la detección de infectados, el aislamiento, el rastreo de contactos, la cuarentena de 14 días para todos los contactos y el monitoreo permanente.

La segunda línea de estudio se basa en la población, incluye el uso de mascarillas, el lavado de manos e higiene personal, y el distanciamiento social.

El estudio encontró que estas ultimas medidas bien aplicadas evitaron el confinamiento de ciudades completas. El distanciamiento social y el uso de mascarillas, redujeron la replica de casos.

Los autores del estudio concluyeron que fue la combinación de ambas medidas (de casos y de población), junto con la participación responsable de los habitantes, lo que llevó al éxito de Taiwán para contener el COVID19.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *