El riesgo de morir por COVID-19 aumenta hasta 3 veces si la persona sufre de diabetes

Edgard Garrido / Reuters

El coronavirus “dispara” los niveles de glucosa en el paciente, llevándolo a una falla multiorgánica y precipitando su diabetes.

Nuevos estudios sobre el impacto devastador que ocasiona el COVID-19 revelaron que, las personas con diabetes tendrían hasta 3 veces más riesgo de fallecer por el coronavirus que el resto de pacientes.

La profesora Juliana Chan, de la Universidad de Hong Kong, en la sesión sobre el coronavirus en la Reunión Anual en línea de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) presentó dichas conclusiones.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus se publicaron alrededor de 1.800 materiales, los cuales relacionan al coronavirus y la diabetes, según estadísticas de un motor de búsqueda de textos biológicos y médicos PubMed.

“Muchos de estos artículos científicos apuntaron a relaciones cercanas entre los niveles altos de glucosa en sangre y los malos resultados, incluida la ventilación mecánica, los ingresos a la unidad de cuidados intensivos y la muerte de pacientes con COVID-19”, expresó la profesora Chan.

Así mismo, citó uno de los estudios publicados en agosto en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology, el cual analizó datos que tenían relación con contagios y muerte por COVID-19 a más de 60 millones de británicos los cuales fueron registrados en el sistema de atención primaria.

El 0,4% de los pacientes sufría de diabetes del tipo 1 y el 4,6% de diabetes del tipo 2. De igual manera, de alrededor de 24.000 personas los cuales fallecieron por COVID-19 desde el inicio del brote, hasta el 11 de mayo del 2020, el 30% tenían diabetes, según el informe.

Luego de adaptar los diferentes factores de riesgo, implicando la privación social, origen étnico y otras condiciones crónicas, los autores encontraron que las personas que sufrían de diabetes del tipo 1 tenían un riesgo de muerte entre 2,58 y 3,18 veces mayor en comparación a las personas que no tienen diabetes, las personas con diabetes del tipo 2, tienen casi 2 veces más alto.

De acuerdo a esta investigación la profesora Chan recalcó que: “El SARS-CoV-2 puede dañar las células beta pancreáticas, las únicas células secretoras de insulina”. “Como tal, el COVID-19 puede precipitar la diabetes en personas con factores de riesgo, como aquellas con obesidad, bajo nivel socioeconómico y estrés psicosocial”, precisó.

En el centro de un estrés agudo como en COVID-19, el nivel de glucosa en la sangre puede llegar a descontrolarse y esto ocasionaría una falla multiorgánica: “La diabetes y el COVID-19 son epidemias silenciosas, con consecuencias devastadoras si no se diagnostican o controlan”, terminó Chan.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *