La canciller alemana Angela Merkel pide entre lagrimas prudencia ante Covid 19 durante fiestas navideñas


La canciller alemana Angela Merkel se quebró durante un debate y suplicó prudencia ante el azote de la COVID-19.

Este miércoles 9 de diciembre, Merkel dejo de lado la diplomacia, y en lugar de dar cifras de decesos por la pandemia hablo sobre el destino de las personas de la tercera edad.

“Si ahora tenemos demasiados contactos y luego resulta que ésta es la última Navidad con nuestros abuelos, será que hicimos algo mal”, afirmó con la voz entrecortada y tras suplicar prudencia ante el azote del virus que no da tregua.

“Lo siento, de corazón, por todos aquellos que sufren la dureza de la situación”, añadió entre sollozos, sobre la decisión del gobierno para prolongar las restricciones hasta el 10 de enero. “Es duro, (…) 590 muertos en un día no es una cifra aceptable”, sentenció.

Merkel recalcó que la mayoría de expertos y virólogos de referencia del país, coinciden en la necesidad de endurecer las restricciones y limitar los contactos.

“Si la ciencia nos está rogando que antes de ver a la abuela o el abuelo o a otras personas mayores, reduzcamos durante una semana los contactos, deberíamos encontrar la vía de hacerlo posible”, añadió.

“Decidí estudiar Ciencias físicas porque estaba muy segura de que se pueden desactivar muchas cosas. Pero no se puede dejar sin efecto la ley de la gravedad, la velocidad de la luz y otros hechos”, dijo, en alusión a su carrera profesional.

Merkel lanzó esta advertencia tras las protestas en contra de las restricciones por la pandemia del sector ultraderechista y negacionista de la COVID-19.

Finalmente, advirtió que las primeras vacunas no serán suficientes para suponer un “cambio significativo” a nivel epidémico.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *