Rusia se ha propuesto vacunar contra el COVID-19 a toda América Latina


La demanda de la vacuna rusa asciende a los 400 millones de dosis, cerca de la mitad del total mundial.

Kiril Dmítriev, director del Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR), ha manifestado que se tiene como objetivo vacunar contra el COVID-19 a toda América Latina, región que es una prioridad en el desarrollo y producción de la vacuna Sputnik V.

“Queremos salvar gente en Rusia, en América Latina y en todo el mundo”, comentó Dmítriev, jefe del fondo estatal encargado de suscribir contratos de venta y distribución con otros países de la vacuna producida por Rusia.

Los países latinoamericanos más afectados por la pandemia en el mundo, se mostraron muy interesados luego que el presidente de Rusia Vladimir Putin anunciara el registro de la vacuna.

En respuesta, Rusia apostó por América Latina como una plataforma no sólo para la venta de Sputnik V, sino también para los análisis clínicos, la transferencia de tecnología y la producción conjunta.

“América Latina es una prioridad. Primero porque sus países son amigos de Rusia y segundo porque América Latina está abierta a un análisis honesto de la vacuna rusa”, explica Dmítriev.

La vacuna rusa se basa en adenovirus humanos, lo que convierte a Sputnik V en una “vacuna orgánica”, y no en vectores de adenovirus de mono o ARNm, que “están poco estudiados”, “Por eso, tenemos, bajo nuestro punto de vista, la mejor vacuna del mundo”, sentenció.

A la fecha ya hay convenios firmados con Brasil y México por 100 millones de dosis y también están muy interesados Venezuela, Argentina y Perú, países también muy golpeados por la pandemia.

“Brasil es un socio estratégico para Rusia. Nos proponemos producir la vacuna y también realizar análisis clínicos” indicó.

Dmítriev pronostica que “algunos países latinoamericanos” recibirán la Sputnik V ya “en noviembre” y en diciembre a más tardar, otros “muchos países” podrán vacunar a su población.

“Por eso estamos incrementando el ritmo de trabajo, para aumentar la producción y ser capaces de distribuir grandes volúmenes de dosis” antes de que termine el año, señala.

Para lograr el objetivo ya se han reclutado más de 40,000 voluntarios para completar la fase 3 de análisis clínicos, cuyos primeros resultados se conocerán en octubre.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *